- Conciertos -

MIERDA + PIÑATA PROTEST (31 mayo 2018) Gruta77

Otra noche más, nos dirigíamos a Gruta77 para disfrutar de unas horas de buena música en directo. Esta ocasión, Piñata Protest venían desde San Antonio, Texas, a presentarnos su último trabajo y estarían acompañados por Mierda, a los que llevábamos ya tiempo sin ver activos.

mierdaypinata 1

Poco antes de las 22:00 horas comenzaba la descarga de los madrileños sobre el escenario de la sala de Carabanchel, con la Intro, para seguir con Vací@s y Castratis. En la sala no habría más de veinte personas a la hora a la que daba comienzo el show, a lo que añado, una vez más, como lamentablemente viene siendo habitual en mis crónicas, que luego nos echaremos las manos a la cabeza…

mierdaypinata 3

La fiesta, porque a pesar de la poca afluencia de público, la noche fue una auténtica fiesta, seguía con uno de los temas más coreados de la banda, que lleva por nombre el mismo que ellos, o sea, Mierda. Allí había mierda para repartir y todavía sobraba por si alguno quería repetir. Y tras hacer la pertinente repartición de mierda, los chavales comenzaron a cagarse en todo con otro de sus temas más coreados, Me cago en tu puta madre, tema que los pocos, pero bien allegados allí presentes, nos la cantamos de principio a fin, fin que puso Nano con un “¡Copón! ¿Y qué vamos a hacer, callarnos?”.

mierdaypinata 5

Pues no señor… allí no se callaba nadie y los madrileños seguían desgranando set list, con los miembros de Piñata Protest a pie de escenario, disfrutando de sus compañeros de cartel aquella noche. Nos presentaban el siguiente tema como un cuento que una señora contaba en un bar de barrio, para arrancar acto seguido con Erase una vez, que así es como empiezan los cuentos, pero esto no es un cuento al uso… este en un cuento en el que se nos narra una matanza en el Congreso… Tema que lanza además una pregunta al aire… ¿Desgracia? ¿Locura? ¿Ataque de cordura? Juzgue cada uno por sí mismo… Y como anunciaba Nano, “ahí estaba la señora, elocubrando un film entre Almodovar y Tarantino. Y como a estos chicos no se les escapa nada, buen consejo el que venía a continuación, con Mucho más. Por si alguien no se ha enterado todavía, ya nos lo dicen los Mierda, “Hay gente extraña y gente estreñida ¡Cuanta falta de amor y de orgasmos! ¿No os dais cuenta de que cada día hay gente más amargada? Así que vamos a hacer un tema fácil. Solo tenéis que corresponder si os apetece, diciendo la gente es gilipollas. Es fácil ¿No?” y así nos encontramos sin más ni más, sumidos todos en seguir a los Mierda, coreando a capela el tema. Y de ahí, nueva dosis de mala hostia sobre el escenario, con Dios ha muerto. Tema que Nano finalizaba con un “Alá y Cristo… Esos temas que la gente acepta… Mientras a mi no me afecte, me da igual…”.

mierdaypinata 9

Hilando, hilando… de un sistema, en este caso el religioso, con Dios ha muerto, la banda nos llevaba a otro sistema, con Esclavos. Ese sistema en el que nos tienen atrapados, enjaulados, engañados… Como bien dice el tema… “Dicen que está lloviendo y nos están meando…”, tema que los asistentes cantábamos cargados de rabia junto a la banda. Antes de pasar al siguiente tema de la noche, Nano quiso dar las gracias a los compañeros de grupo y añadió que estaba encantado de servir de entrante vegano para sus amigos de San Antonio, Texas, los Piñata Protest. Y entonces sí, comenzaba a sonar No creo en nada. La noche iba tocando a su fin, pero todavía teníamos algún tema en el tintero por escuchar. La banda nos presentaba el tema que vendría a continuación recordándonos cuando nos decían eso de “Que viene el coco…” para, seguido de un potente sonido de guitarra, arrancaba El ogro. La banda daba las gracias tras el tema y nos decían que a veces el ogro parece que asusta, pero que siempre hay que tener un poquito de esperanza ¡Que no nos falte nunca! A pesar de tener esperanza, hay días, como nos explicaba Nano, que uno se levanta con el pie izquierdo… También bromeaba, mirando a Mario y le decía que había días que uno se tenía que afinar también… y así, entre risas, en Gruta77 comenzaba a sonar Pie izquierdo, animando al personal a darlo todo con ese “¡¡Estáis muy calladas!!”.

mierdaypinata 19

Los miembros de Piñata Protest comenzaron a lanzar papel higiénico a la banda en lo que sonaba el tema, como si se fueran serpentinas, lo que animó al presentable a moverse un poco más. Tras finalizar el tema, Nano, a modo de presentación de la banda, pedía un aplauso para Mario, al bajo y para Dani, a la batería. Y tras recordarnos donde estábamos, con un “Estamos dando un concierto de mierda. Ya sabéis que la mierda es para todos. Ya lo decía Evaristo… ¡Cuidado con las sectas!”, arranca el penúltimo tema de los madrileños, Sectas, y tras ella, ahora sí, el tema final de la actuación de Mierda.

mierdaypinata 23

Tema que estábamos echando de menos desde el principio de la noche y que por supuesto, no podía dejar de sonar sobre el escenario de Gruta77, no sin antes dar las gracias a Diego, encargado del merchan y a Unai, encargado de la furgo aquella noche. Arrancaba así Cabrón, con los allí presentes dándolo todo. Cuando el reloj marcaba las 22:30 horas, la banda se despedía dando las gracias a los que nos habíamos acercado hasta allí, mientras el público no dejaba de gritar “¡¡Mierda, Mierda!!” y en la sala, se preparaba el escenario para los de San Antonio, sonando de fondo la versión de I Believe in Miracles del homenaje de Kerman a Ramones, con el Monje a la voz.

mierdaypinata 26aa

Casi media hora más tarde aparecían, desde Texas, los miembros de Piñata Protest sobre el escenario de Gruta77, con un “¡Qué onda! ¡Somos Piñata Protest! ¡Desde San Antonio!”. A pesar de que había entrado algo más de gente a la sala, el aforo no pasaría de las treinta personas a estas alturas de la noche, lo que no fue impedimento para que los de Texas animasen a todos y cada uno de los que nos habíamos acercado a la sala. Era la primera vez que veíamos a la banda, pero estamos seguros de que no será la última. Con un aire a los anglo-irlandeses The Pogues, la noche arrancaba con Vato Perron, poniendo la sala patas arriba. La banda agradecía la “asistencia” y decía que había sido un auténtico placer estar en Madrid los últimos tres días.

mierdaypinata 35

Al guitarra se le rompe una cuerda y para hacer tiempo, el cantante, con acordeón en mano, nos dice que van a hacer un tema que en Estados Unidos se llama Chicken Dance… que no era otro que nuestros Pajaritos, tema para el que sale con ellos a colaborar el chico del merchan, tocando el güiro, un instrumento de percusión, del que confieso, tuve que preguntar el nombre, tras anotar en el cuaderno de notas “el rallador”. Anécdotas aparte, la noche seguía con un tema super punk, El valiente, una especie de cumbia punk que hizo que la gente se volviese loca, mientras enlazaban el tema con Campesino. El cantante llama la atención a la gente que está detrás de la barra de Gruta77 y les pide que se acerquen un poco más al escenario, para continuar con No que sí, otro tema de lo más punk, que nos dejaba ver los saltos del cantante con su acordeón en mano, girando en el escenario sobre sí mismo. A pesar de ser pocos los que nos dimos cita en Gruta77 aquella noche, allí no había nadie parado. Tras finalizar el tema con un sonoro “Yeah¡¡¡”, el cantante se acerca al borde del escenario mientras el resto de la banda solamente gritan “¡Hey, hey!”, seguidos por un público entregado al cien por cien, que contesta al escenario.

mierdaypinata 38

Empezaba a sonar Life on the border, uno de los temas más tranquilos del repertorio de la banda, que consiguió darnos algo de respiro. El público, que ya igual llegaba a las 50 personas, cantaba con el brazo en alto apuntando hacia el escenario con ese “¡Hey, hey!” en los estribillos. El tema finaliza con una escala de acordeón y de nuevo la banda da las gracias a todos, sobre todo a Nano y a Mierda, por compartir escenario con ellos esa noche. En la sala suenan unos acordes… el cantante nos pregunta si conocemos el tema… todo el mundo al unísono grita que sí… y comienza a sonar Volver, volver con toda la sala cantando. En este tema, hay que decir que movimiento hubo poco, pero desde luego no quedó nadie sin cantar la ranchera del mexicano Vicente Fernández –si no nos falla la labor de documentación…-.  El cantante le dice al público que qué bien cantan y que van a probar otra vez, arrancando así la parte punk de la ranchera, dejándonos a todos atónitos. A estas alturas de la actuación, Kerman con cámara en mano y servidora, con libreta y bolígrafo ya echando fuego, lucíamos los sombreros mexicanos que Nano se encargó de ponernos y entre el ponte bien y estate quieta, como se suele decir, arrancaba otro cañón de tema, California Girl, con ritmos ska, tema perteneciente a Necio-Nights, álbum que venían a presentar a nuestro país.

mierdaypinata 39

Con toda la gente ya en las primeras filas del escenario la noche seguía, y sobre el escenario enlazaban este tema con Apogee, con un comienzo que nos recordaba al No somos nada, de La Polla, aunque luego el tema no tenía absolutamente nada que ver con el mencionado. Lo que estamos viviendo en Gruta77 es un auténtico fiestón. Tras un movimiento de caderas del cantante sobre el escenario y al grito de “¡¡Vamos a bailar!!”, comenzaba otro de los temas de su último disco, más concretamente el séptimo corte del mismo, que lleva por nombre Crusty Cumbia, tema para el que volvimos a ver el güiro sobre el escenario. Y bailando, bailando, la banda nos llevó D.U.I. a ritmo de mariachi-punk, con más ritmo punk que mariachi, si cabe, tema en el que no pudimos dejar de dar palmas al ritmo de la música, mientras bailábamos como locos. Nueva sorpresa la que nos dieron los de San Antonio, con el siguiente tema, rozando el hardcore, con Qué pedo, tema que cierra su primer álbum, El Valiente. De nuevo para éste tema se pide a la gente que se acerque al escenario. Tras un breve y puntual comentario de la política de este mundo, que nos aprieta y nos divide a todos, la banda nos pide que nos dividamos delante del escenario de Gruta77, dándonos las siguientes instrucciones: “Cuando empiece la música, vamos a hacer una pared de muerte ¿Sabéis lo que es eso? ¡Un, dos tres!” y es así como vivimos el primer pogo de la noche, tras ese Wall of Death que los de Texas nos pedían.

mierdaypinata 40

A pesar de que el pogo no duró demasiado, la banda dio las gracias al finalizar el tema, a “todos los cabrones que se habían prestado”. Le llegaba el turno a otra dedicatoria, en este caso “a todos los marihuanos presentes” y al grito de “¡Fumen con nosotros!”, arrancaba una versión tremenda de La Cucaracha, a ritmo de hardcore de nuevo, que nos dejaba la imagen del bajista tocando arrodillado sobre el escenario de la sala. Con un público más que rendido al escenario de Gruta77 y al grito de “Two, three, four¡¡” enlazaban con El Matador, tema perteneciente a su álbum Plethora, lanzado en 2012, pero reeditado el pasado 2017. Otro de los temas más punk de la noche, mezclado con música de ambiente taurino. Finalizado el tema, la banda al completo se pone de espaldas al público para comenzar los acordes del siguiente tema, que presentan animando a bailar a todo el mundo, con un “¡Todos bailamos! ¡No se puede dejar de bailar!”. El cantante nos quita el cuaderno de las manos, algo que parece que se está empezando a convertir en algo habitual concierto tras concierto… pero nos lo devuelve tras echar un vistazo, diciendo “Aquí solo pone cosas de Mierda…” y comienza a cantar tras indicarnos que lo que suena se llama Chino chino japonés.

mierdaypinata 41

Tema más que pegadizo, entre el ritmillo que tiene y ese “chino chino japonés, come caca, no me des…” de la letra, que cosechó muchos aplausos del público. Tras catorce temas, que nos habían sabido a poco y tras echar un vistazo al reloj, nos dimos cuenta de que debía quedar poco repertorio por disfrutar. Bastaron los primeros segundos de canción para poner de nuevo la sala patas arriba, con el corte diez de Necio-Nights, que lleva por título Cantina. De nuevo un tema en el que se fusionan el mariachi y el punk y es que, lo que no hagan los Piñata Protest...

mierdaypinata 43

Los asistentes se agolpaban en las primeras filas del escenario, dejando ver nuevos pogos. Enlazaron el tema con Tragos amargos, continuando así la fiesta que habían comenzado desde que pisaron las tablas. A pesar de que se despedían dando las gracias y recordando que venían desde San Antonio, Texas, nos quisieron regalar un par de temas más, de los cuales disfrutamos como si no hubiera mañana. El reloj marcaba la hora de las brujas, pero ellos seguían con las pilas cargadas, finalizando, ésta vez sí, con la colaboración de Anibal y Eli de Limando sobre el escenario, en un tema que sonaba al famoso Welcome to Tijuana de Manu Chao, con tintes a lo The Doors. La banda se hace un foto con el público y se despiden de Madrid con lo que dicen ser una cumbia, que nos obliga hasta a soltar los bártulos para ponernos a bailar. Entonces sí, con un “¡¡Gracias Madrid!!”, cuando el reloj marcaba las 00:08 minutos exactos de la noche, comienza a sonar música en Gruta77 para seguir disfrutando de la noche, ya desde la barra.

Pedazo de concierto el vivido esa noche en Gruta77 y pedazo de banda que descubrimos. Deciros que son recomendables, sería lo mismo que no deciros nada. Los que no les conozcáis aún, echad un vistazo a su discografía ¡Sublimes!

Fotos: Kerman Rodríguez

Texto: Olga Alonso

e-max.it: your social media marketing partner
  • bannertaquilla
  • BannerRocket
  • bannerzas
  • banner el tridente may19 rockypunkto
  • bannerkerman

Este sitio utiliza cookies para mejorar tu experiencia de navegación. Política de Cookies