- Conciertos -

SUZIO 13 + ARPAVIEJAS + GENERACION INDECENTE 06/10/2018 - SALA CARACOL (MADRID)

Con aproximadamente un cuarto de sala, comenzaba la fiesta de presentación del nuevo trabajo de Suzio 13, uno de los días que más actuaciones interesantes –al menos para nosotros- se ofertaban en la capital.

La imagen puede contener: 1 persona, en el escenario, tocando un instrumento musical, concierto y noche

Generación Indecente serían los primeros en descargar ese directo que se palpa más potente concierto tras concierto. La formación original de la banda, a la que veremos en próximas fechas estrenando bajista, lo daba todo mientras el respetable iba entrando de poco en poco en la sala Caracol. Como en ocasiones anteriores en las que hemos tenido oportunidad de ver a la banda sobre las tablas, el tema que abría la noche era Damn Slag, tema al que seguiría Destrucción, con esos ojos enfermos que muestran la decadencia. Con una realidad sucia y llena de mierda, el trío madrileño se arrancaba con Adictos a la barra, tema en el que la batería toma protagonismo desde el minuto cero y con ese olor a The Clash que le da un toque tan especial. Suicida sonaba como cuarto tema de la noche, en un set list en el que, por contratiempos de última hora, hubo que dejar dos temas en el tintero. El público estaba animado ya para entonces, algo que se notó cuando comenzaba a sonar Paranoia, uno de los temas de los madrileños, que nos dejan ver siempre los primeros saltos del público en sus directos. Negros pensamientos, sería el siguiente tema de descarga, con esas sonrisas tristes que se plantan a la muerte y esas cuchillas de afeitar que mientras nos perdíamos entre las sombras, nos llevaban a parar y hacer un ejercicio de reflexión con el siguiente tema, Reflexiones, ese tema que nos recuerda lo necesaria que es a veces una patada en los huevos para hacerte comprender.

La imagen puede contener: 1 persona, en el escenario, texto e interior

 

Se iba acabando la actuación de Generación Indecente y le tocaba el turno a Matar el Rock & Roll, con un Pableras que no se había despojado aún de sus gafas de sol. La banda seguía dándolo todo y como suele pasar en estos casos, con un respetable que a medida que el concierto iba tocando a su fin, se iba animando más y más… Ese sonido ochentero del tema se iba metiendo al público en un bolsillo y provocaba nuevos bailoteos en la sala. Con un estribillo en la lengua de Shakespeare, la banda nos anunciaba que quería matar el Rock & Roll, pero lejos de hacerlo, todavía se marcaron dos temas más antes de despedirse. Tras dar las gracias a los asistentes, con un ¡Gracias, familia!, comenzaba a sonar Bendita sensación, tema en el que, una vez más, ni uno solo de los presentes pudimos resistirnos a corear ese pegadizo Uoh, Uoh, Uoh, Uoh con el que arrancan las primeras estrofas. Borracho en la barra de un bar y ya sin miedo a la ciudad, el trío lo daba todo en la recta final de su actuación, con la gente pegada a las primeras filas del escenario sin dejar de cantar, con los tercios en alto.

La imagen puede contener: 1 persona, tocando un instrumento musical, en el escenario, guitarra y noche

 

Llegaba el momento de despedirse. Tras dar las gracias una vez más a los allí presentes y anunciar que nos dejaban con Arpaviejas, la guitarra y el bajo de Generación Indecente ocupando el centro del escenario de la sala Caracol, con unos acordes empastados al 100%, sonaba el himno de la banda, el que da nombre a la misma mientras nuevas oleadas de público iban entrando a la sala e iban ocupando posiciones para lo que quedaba de noche. Finalizado el tema, el telón cerraba para ir preparando el escenario para la segunda banda de la noche, cuando el reloj anunciaba que eran las 20:35 horas de la tarde, porque a esa hora, el día aún no ha cambiado a la noche… Un concierto, muy, muy corto, teniendo en cuenta que no eran más de las 20:10 horas cuando el trío comenzaba su descarga.

Con Soulfly sonando en la sala, comentábamos la jugada desde la barra, a la espera de que Arpaviejas salieran a escena. Unos veinte minutos después, con un ¡Somos lo que queda de Arpaviejas!, comenzaba a sonar La misma mierda, tema de su álbum En son de paz, publicado en el año 2008. Los ya cercanos a la media entrada en una sala Caracol que había colgado el cartel de entradas agotadas, comenzaban con ganas desde el primer tema de los de Barcelona, coreando junto a ellos ese “me tenéis hasta los huevos” mientras no paraba de entrar gente. El tema se enlazaba con El Mesías, perteneciente éste a su álbum Ladrón de almas, del año 2004, otro de los temas en los que el estribillo se podía escuchar de boca en boca por toda la sala. Del apuñalamiento a su colega y las palizas a la madre de las que nos hablaba el tema, pasamos directamente a los disparos a quemarropa de Violencia, tema que nos dejó ver los primeros pogos de la actuación de Arpaviejas, con ese ritmo tan aceleradamente vertiginoso. Tema desafortunado, a mi juicio, el que vendría a continuación, Que vivan los rumanos, con una letra bastante xenófoba en el que los rumanos son descritos como hordas del este que asaltan tu chalet, roban a tu vecino y rajan a su mujer. En cualquier caso, el público de la sala Caracol seguía cantando y bailando y la fiesta continuaba con Música de guerra, primer tema que sonaba de su último trabajo discográfico, El Último cartucho, publicado el pasado año -en concreto, el corte que cierra éste trabajo- y que nos cuenta, entre otras cosas, que solo puede quedar uno para que haya paz y que hasta que solo haya uno, no van a parar, así que, como solución hasta entonces, la banda nos propone que bailemos, que es lo que la sala hacía –y siguió haciendo cuando se daba la bienvenida al siguiente tema de la noche, Tengo los huevos cargados de amor, tema incluido en su último trabajo, pero que ya conocíamos desde el año 2010.

La imagen puede contener: una o varias personas, personas en el escenario, personas tocando instrumentos musicales, noche y concierto

Y con esos huevos cargados de amor que escupen dibujando corazones y tratando de llegar al sol, con un público ya agolpado en las primeras filas del escenario, Arpaviejas se fueron a picar a las puertas del infierno, dejando un poco de lado el punk rock para acercarse a unos riffs más heavies, con Llaman. La gente, que enloquece con el tema, vuelve a dejarnos un nuevo pogo en las primeras filas de la Caracol, para dar paso a Chutas de acero, otro tema que podemos encontrar en El Último Cartucho. Entre un multitudinario aplauso, las chutas de acero clavadas en el cuerpo dejaban paso al salto que nos falta a veces para mandar todo a la mierda cuando nos da una Crisis de angustia. Y así, a un solo trago de acabar otra botella –de cerveza en nuestro caso-, seguía la noche con la temática del alcohol. Le llegaba el turno a Furia alcohólica, tema que mezcla un sonido punkrockero con unos riffs más heavies que le infierno, para contarnos que todos los años de fracaso, bien podrían cambiarse por otra botella de Larios. Un tema en el que las botellas te hablan desde dentro y te hacen ver el mundo de fuera aburrido. Pero allí no se aburría nadie y una nueva vorágine se despertaba en la sala con Está prohibido y A rienda suelta, tema éste último, perteneciente a su álbum La papela, del año 2010.

La imagen puede contener: una o varias personas, personas en el escenario, noche y concierto

Tal y como dice el tema, los Arpaviejas no podían parar, al igual que les pasaba a los que se encontraban bajo las tablas. Menos aún, cuando comenzó a sonar MDMA, que entre que subía y entre que bajaba, nos dejó un nuevo tema de Ladrón de almas, en este caso, La jaula, con ese toquecito de flamenco-Punk que tanto nos gusta cuando andamos de parranda. No había mejor tema para describir la noche que estábamos pasando que el que vendría a continuación… Una noche bruta. El tema está incluido en el tercer álbum de la banda, publicado en el año 2006, Apátridas. La gente empezaba a impacientarse, porque a esas alturas de la noche no había sonado aún el tema de Arpaviejas por excelencia, ese que conocen hasta los que no conocen a la banda. Pero se terminó la espera y de nuevo oleadas de pogos delante del escenario, daban la bienvenida a Y ahora me importa una mierda.

La imagen puede contener: una o varias personas, personas en el escenario, personas tocando instrumentos musicales, guitarra, noche e interior

El ambiente estaba más que caldeado, algo que, aunque parecía difícil de superar, los catalanes superaron desde los primeros acordes de ¡Carguen, apunten, fuego!, órdenes que gritaba la sala al unísono, mientras la banda encañonaba, siempre musicalmente hablando, a diputados, a presidentes, a banqueros y a familias reales. Y con esa adrenalina que te da eso de darle a cada uno la piedad que se merece, la banda se despedía de Madrid con Ramón y su camión, cuando el reloj marcaba para entonces las 22 horas y la sala se preparaba para el siguiente pildorazo de la noche, mientras en la sala sonaban los Buzzcocks.

Tan solo diez minutos más tarde, comenzaba a sonar de fondo You’ll Never Walk Alone a modo de Intro para el concierto que los Suzio 13 habían preparado para esa noche, en el concierto oficial de presentación de su quinto trabajo, que vio la luz el pasado mes de septiembre. El primer tema en sonar fue No caminarás solo, tema de su cuarto álbum, Imparables, que la banda dedica a todos sus amigos, los que están y lo que ya no están, y tema que hizo disfrutar al público, que ya a estas alturas de la noche, se encontraban llenando el aforo de la sala Caracol.

La imagen puede contener: 1 persona, en el escenario y noche

Con tan solo un ¡Buenas noches, Madrid!, los madrileños arrancaban su concierto enlazando el citado tema con Amigos y Ruido del 77, ambos pertenecientes a su tercer disco, La Unión hace la fuerza. Es ya con el cuarto tema, IV Reich, con el que parece que el público se va animando a moverse y empieza la peregrinación a las primeras filas del escenario. Sobre el escenario, concentración absoluta. De nuevo y tras un tímido y escueto “Muchas gracias”, una nueva entrega, ésta vez, Dosis de Punk Rock, extraído del cuarto disco de los madrileños, Imparables. Mientras el público se desgañitaba gritando a partes iguales al Mantxe y a Gilberto, Sergio aprovechaba para presentar a la banda, recordando que era el día de la presentación de su quinto disco y aprovechaba para comentarnos que el tema que vendría a continuación era Bonnie & Clyde, tema con el que el público enloquecía, mientras las guitarras les apuntaban con el mástil. Una vez más se les veía pletóricos sobre las tablas. Enlazaron de nuevo con el tema siguiente, super cañero, lo que provocó una nueva avalancha hacia el escenario, aunque esta vez, sin pogos de por medio. El tema que sonaba era Cobardes, perteneciente a su álbum Nuestra suerte, editado por Potencial Hardcore en 2010.

La imagen puede contener: 1 persona, en el escenario, tocando un instrumento musical, concierto, noche y guitarra

Entre silbidos del público comenzaba la primera versión de la noche, el brutal tema de Ilegales, Bestia, Bestia, con un riff de guitarra y una batería de lo más potente. Le llegaba el turno, tras ella, al primer tema de su nuevo y flamante disco, tema del que la banda lanzó un videoclip el pasado mes de marzo y en el que hemos tenido el placer de participar mi compañero Kerman y la que suscribe, rodeados por los amigos de Suzio 13 y un montón de amigos más. Para este tema, que ya habréis adivinado que se trata de Unity & Victory, único tema de la banda en inglés, contaron con la colaboración de Mike, el cantante de la banda madrileña Klobber, que participa en el videoclip, junto a Colin, cantante de los británicos GBH. Destrozados sería la segunda descarga del nuevo álbum de los Suzio, seguida de otro de sus himnos, Indestructibles, extraído de su disco anterior, Indestructibles. Con el Mantxe soltando las baquetas para aplaudir y Sergio de espaldas al público que no dejaba de jalear y de aplaudir, le llegaba el turno a una nueva versión, esta vez de los amigos de M.C.D. Un tema que es siempre una apuesta segura, que la banda, suponemos, utilizó como homenaje a Neil, bajista de la formación, recientemente fallecido. Todo por nada nos puso a todos los pelos como escarpias y el tema finalizaba con uno de los dos espontáneos que no pudieron resistir subir a cantar al escenario, recordando a Neil, con un “Que la tierra te sea leve, compañero”.

La imagen puede contener: una o varias personas, personas en el escenario y guitarra

Tema rocanrolero donde los haya, para reponernos, a carga de otro de los temas nuevos, 24 horas, que nos relata muchas noches en las que uno sale y no tiene prisa por volver… 24 horas de fiesta… ha vuelto a pasar… y que nos siga pasando por muchos años más. La fiesta continuaba y la banda seguía enlazando unos temas con otros, en este caso, con Quiero volver, que imaginamos que nada tiene que ver con el título anterior… Allí estábamos todos de fiesta y nadie tenía ganas de ponerle fin. Una sala a reventar, cantaba con los brazos en alto, llenando de aplausos cada rincón de la Caracol. Soñando que se destruye su mundo y que las calles vuelven a arder otra vez, la sala al completo bailaba con los Suzio 13 cuando le llegaba el turno a En tu ciudad, apareciendo sobre las tablas la sección de vientos que acompañan a la banda esa noche, compuesta por dos saxos, una trompeta y un trombón. Si hay algo que tienen las ciudades, todas, son calles y así enlazaron con el siguiente tema, Nuestras calles, otro de los temas nuevos, con un arranque bluesero al que las luces acompañaban subiendo y bajando la intensidad. A medida que íbamos recorriendo las calles, el tema iba tomando fuerza, haciendo de nuevo enloquecer a una sala hasta la bandera.

La imagen puede contener: una o varias personas y personas en el escenario

Como si los mismísimos The Clash hubieran ocupado el escenario, comenzaba a sonar Seguimos, tema que nos habla de las veces que hemos luchado, de las veces que hemos perdido y las que nos hemos caído y nos hemos vuelto a levantar. Aquí seguimos y aquí seguiremos, le pese a quién le pese. Y a pesar de cambiar de tema, la temática de lucha seguía presente con la historia de Joven rebelde, que, tras romper las cadenas que no le dejaban respirar, salió a la calle a luchar por lo suyo. Mucho joven rebelde hace falta en nuestras filas, con la que nos cae a diario… La sala se venía abajo con el pogo salvaje que se organizó desde los primeros acordes de Ha salido el sol. Otro tema que relata muchos de nuestros fines de semana, en los que la música, el alcohol y el sol saliendo por sorpresa, son nuestros aliados. Y aquella noche, por supuesto, tenía que ser una de ellas… no podía ser de otra manera… De nuevo, guiño a The Clash con la versión de Wrong ‘Em Boyo, donde de nuevo los vientos tomaban protagonismo. Tema que cuando Suzio 13 lo toca en directo, la gente piensa que es Jimmy Jazz, por los acordes del principio del tema.

La imagen puede contener: 1 persona, sonriendo, tocando un instrumento musical, en el escenario y guitarra

A ritmo de este Ska Clashero y con unos buenos bailoteos, la banda nos llevaba a Redskins, otro de los temas que hizo enloquecer al personal, con invasión de escenario incluida. El bajo de Adri nos marcaba el ritmo, mientras no dejaba de subir gente al escenario a disfrutar de uno de los últimos temas que sonaría en la noche de presentación de su nuevo trabajo. El tema acababa con un “¡¡Suzio 13!!”, para, tras un escueto “¡Hasta siempre!”, comenzaba a sonar el último tema de la noche, nueva versión, ésta vez de Madness. Con esa locura y con ese One Step Beyond, clásico básico donde los haya, los madrileños nos decían adiós cuando el reloj pasaba dos minutos de las 23:20 horas. El telón de la sala Caracol cerraba y tras colarnos en el camerino para saludar a los amigos que tan gran noche nos habían regalado, salimos a todo correr para no perdernos a The Movement, banda que no puede uno permitirse el lujo de perderse…

¡Grandes Generación Indecente! ¡Grandes Arpaviejas! ¡Grandes Suzio 13! ¡Esperando la siguiente!

 

Fotos: Kerman Rodríguez

Texto: Olga Alonso

Puedes ver la galería de fotos completa en: https://www.facebook.com/media/set/?set=a.1650507005095737&type=1&l=0f25f87796

e-max.it: your social media marketing partner
  • bannertaquilla
  • BannerRocket
  • bannerzas
  • banner el tridente may19 rockypunkto
  • bannerkerman

Este sitio utiliza cookies para mejorar tu experiencia de navegación. Política de Cookies