- Conciertos -

KINKI BOYS, 14/12/18 - Sala Thrascan (Madrid)

Noche de viernes en Madrid. Tráfico infernal e imposibilidad de aparcar en esta ciudad, como es habitual, más por la zona de Bilbao / Tribunal. A pesar de todo, conseguimos llegar cuando KinKi Boys se disponían a comenzar la descarga, en ésta, su primera cita en la capital.

22:00 horas, en punto, con el trío sobre las tablas y Toni ataviado con sus gafas de sol, comenzaba a sonar Poblado, primer tema de los dieciocho que formaban el set list del a noche. Con un Uoh Uoh Uoh pegadizo, que se repetía a lo largo del tema, la sala, con no más de treinta personas a esas alturas, comenzaba a entrar en calor. Jordi a la batería y a la voz y Marga y Toni al bajo y a la guitarra respectivamente y a los coros, ponían el sonido ochentero a la noche, en un tema que nos hablaba de los recuerdos más hermosos.

Tras un tímido “Buenas noches”, por parte de Jordi y el famoso “¡Un, dos!”, la banda se arrancaba con un nuevo tema, Vete, mientras en la sala iba entrando público a modo de goteo, para no perderse una auténtica noche de Rock & Roll. Los aplausos se iban haciendo más sonoros tema a tema, acompañados al terminar este tema, de silbidos y algún que otro “¡Aupa ahí”. Jordi nos presentaba el siguiente tema, Perdida o muerta, tema que nos contaba lo bien que uno se siente al escuchar ciertas voces y al sentirlas cercanas, contigo. El ritmo de la noche iba subiendo con temas más movidos. Jordi pedía a los asistentes que se acercasen un poco más al escenario, puesto que no veía nada y ya les gustaría ver las caras, cuando comenzaba a sonar Gasolina, tema que le daba protagonismo a la voz a Marga. Con el público más pegado al escenario, tal y como la banda había pedido, no había una sola persona en la sala ThrasCan que no moviera los pies. En los rostros del respetable se veían caras de satisfacción, en aquella, la primera cita de Kinki Boys en la capital. A pesar de que aún no está disponible el álbum debut de este trío de reciente formación, en la sala se veían ya camisetas, mostrándoles su apoyo. Con un estribillo pegadizo, que hacía que todos cantásemos por lo bajini eso de “Gasolina, paparapapa” y un Jordi Vila ya descamisado, el público gritaba “¡Kinkis! ¡Que sois unos kinkis!” cuando sonaban ya los primeros acordes de No me amenaces, de nuevo con Jordi  a la voz. En la sala no había amenazas, ni mucho menos ganas de partir caras, como reza la canción, que el público coreaba con ese estribillo de “No, no, no, no me amenaces”.

Seguía entrando gente en la sala para disfrutar del espectáculo que estábamos presenciando, sin olvidar, una vez más, que sí hay bandas que apoyan a otras bandas y en este caso veíamos a Ixma, de La Broma de Ssatán, a Lobo de Trogloditas y a alguno más de la escena musical madrileña.

Un sonido de platos enlazado con un riff de guitarra, Kinki Boys enlazaban con Nunca sabrás, uno de los temas, hasta ahora, más movidos de la noche, con una pegada de batería brutal. Y así, dando vueltas a la letra del tema, con ese “qué tienes tú que no tengan los demás” y un Toni que se acercaba al micro para dar las gracias al público asistente, se nos presentaba el siguiente tema, Angustia, no sin antes recordar Jordi que no nos veía las caras con las famosas luces rojas, que una vez más, reivindicaremos desde aquí, tan malas para los compañeros de detrás de las cámaras. Tras el tema dedicado a esa eterna compañera y entre silbidos –de los buenos, que no se piense nadie que eran de los otros-, Toni se dirigía de nuevo al micro para preguntar si lo estábamos pasando bien. Nos explicaba que habían llegado muy nerviosos a la cita, sobre todo Vila y él, dejando claro que la rubia no, que ella solo se ponía nerviosa en Villarcayo, donde habían actuado recientemente. Arrancaba así, entre risas sobre y bajo las tablas, Armas de destrucción, tema en el que los cambios de ritmo, prácticamente radicales, hacían las delicias de todos los presentes y de los que, a estas alturas, seguían entrando en la sala. Este tema en particular nos recordaba bastante a ese Madrid de la denominada, Movida Madrileña y sobre todo a los temas que nos dejaron Kaka de Luxe. En concreto había trocitos del tema que nos llevaban directamente a ese magistral Rosario toca el pito, pero también nos evocaba música actual y nos venía a la mente, por ejemplo, Txarly Cuevas, sin olvidar tampoco ese guiño de guitarra y bajo a los ritmos ramonianos.

De Armas de destrucción y esas ganas de matar, la banda nos llevaba a Ciudad sumisión, no sin antes presentarla Marga como versión obligatoria. El tema en cuestión es una versión de Obligaciones, banda de Gasteiz disuelta en 2009. El bajo toma protagonismo en el tema, seguido de la guitarra, con un resultado fabuloso. La banda se mira y se sonríen, mostrando una compenetración total, en una noche en la que estaban haciendo disfrutar a todo el que se acercó a la sala ThrasCan. Acababa el tema y Toni bromeaba, diciendo que los asistentes íbamos a poder decir que habíamos estado en el primer concierto de Kinki Boys, lo cual para nosotros era un auténtico orgullo. Y entre risas sobre y bajo las tablas, arrancaba un nuevo tema, en este caso, Veo gente, de nuevo con Marga a la voz, que nos recordaba entonces a los desparecidos también Aerolíneas Federales, pero con un estilo sonido mucho más rocanrolero. La batería se hacía el instrumento predominante en este nuevo tema de la banda, que, entre muchos aplausos, se arrancaban con, uno de los temas de adelanto de su álbum debut, que hemos podido escuchar a través de sus redes sociales y que lleva por título Amor paranormal. Como bien nos explicaba Toni al principio del mismo, aunque para muchos el tema resultase un tema nuevo, para otros era un tema con unos cuantos años a sus espaldas. Estábamos ante la segunda versión de la noche, en este caso, tema original de Romeo 13, una de las bandas en las que ha participado él mismo.

La imagen puede contener: 1 persona

Dímelo tú, fue el siguiente tema en sonar, de nuevo con un protagonismo tremendo del bajo de Marga y acompañado de nuevo por su voz, con un olor súper, súper ochentero. El público se contonea al ritmo del tema, sin poder parar, en un tema que nos seguía recordando a grupos añejos, como en este caso, a PVP, con ese sonido oscuro y post-punk y si me apuras, un final que nos podría perfectamente recordar a algún que otro acorde de los Sex Pistols.

Toni llamaba ahora a Manolo UVI, que ni había llegado, ni parece ser que llegó… para invitarle al escenario –suponemos- a cantar con ellos uno de los temas de Commando 9 mm, que sería la tercera versión de la noche. Así que, con Manolo o sin él, con el Pollo –al que también mencionaron- o sin él, en la sala pudimos disfrutar de Esta noche, tema que interpretaron los tres Kinki Boys.

La noche seguía entonces, con una batería marcando un ritmo cual samba, seguido por una guitarra y un bajo de lo más cañero. Para este tema, Marga y Vila cantaban al unísono en un tema de nuevo, de lo más ochentero, que lleva por título Si algún día y que nos hablaba de lo que te podrían decir en una canción, si algún día te escribieran una…

La imagen puede contener: 1 persona, tocando un instrumento musical, en el escenario, guitarra, noche e interior

De escribir canciones y sobre todo de dárnoslas a conocer, iba la noche, ahora con Tengo un plan, que sin dejar de lado en ningún momento el ritmo rocanrolero, nos sumía de nuevo en un tema súper oscuro, en el que Vila se desgañitaba al completo. Tal fue la entrega y el desgaste, que tuvo incluso que despojarse de la camisa para hacer frente al siguiente tema de la noche, noche en la que ya nos anunciaba Toni que quedaban dos temas más. Mientras el público les preguntaba si era una broma, señal inequívoca de cómo lo estábamos pasando, la banda se arrancaba con uno de los últimos temas, en este caso, Voy a morir, tema que de nuevo nos llevaba a los tiempos de Kaka de Luxe, con un Vila tremendo a la voz. Las cuerdas de la guitarra rasgadas, aceleraban el ritmo del tema mientras la letra nos contaba que la esquizofrenia cada vez es mayor… Le llegaba el ritmo a otra versión, mítico tema que compusieron en su día Eduardo Benavente de Parálisis Permanente y Jaime Urrutia, de Gabinete Caligari, que ya con esos datos, todos sabréis que se trataba de Un día en Texas. Ahora sí, la sala totalmente patas arriba, la banda se marcaba el temazo en cuestión sin despeinarse siquiera y con una caña tremenda.

Ya nos habían avisado, así que sabíamos que no había ni un tema más en el repertorio de la noche. Aun así, el público pedía más y los Kinki Boys se miraban y se sonreían sobre el escenario, sin hacer atisbo alguno de abandonarlo. A Vila se le ocurrió repetir un par de temas, lo que en absoluto nos importó lo más mínimo, dado que lo que queríamos era que aquello no finalizase. Toni pedía un par de chupitos de tequila a cambio de los dos temas, que aunque tardaron en llegar, damos fe de que llegaron. Entre que llegaban y no esos chupitos, la banda nos comentaba que ese mismo viernes se iba a estrenar el primer videoclip de Kinki Boys, del tema Vete, pero que por esas circunstancias que nos rodean siempre, se tendría que estrenar esta misma semana. Ya sabéis ¡Atent@s!

La imagen puede contener: 1 persona, en el escenario, tocando un instrumento musical, guitarra, noche e interior

Las risas sobre el escenario iban en aumento, más aún cuando al comenzar los bises, Toni, que había dado ya por finalizada la actuación, había apagado el ampli de la guitarra y casi, casi se toca los bises así. Con una visión de tres músicos disfrutando sobre las tablas, con una compenetración y una comodidad digna de ver en su segundo concierto, arrancaban, entonces sí, los dos temas que sirvieron como bises.

Eran las 23:00 horas en punto, cuando se despedían de todos nosotros, agradeciendo la asistencia una vez más, mientras bajo las tablas el público seguía pidiendo más. Mientras el trío bajaba des escenario para saludar a los presentes a título personal, en la sala seguía la fiesta con musicón del bueno, en este caso, con el temazo de Undertones, Teenage Kicks.

Banda recomendada desde RockyPunkto, que si no tuviste la oportunidad de ver en su primer concierto en Madrid, ya sabes que tienes una nueva oportunidad este viernes, 21 de diciembre en la sala LaMala, donde estarán participando en nuestro III aniversario, junto a Comida para Pezes y Mierda ¡Que no te lo tengamos que contar otra vez!

¡Muchas gracias a los que nunca os rendís y nos seguís dando noches como esta!

Podéis ver la galería de fotos completa, aquí: https://www.facebook.com/media/set/?set=a.1707658286047275&type=1&l=4b49ae003e

Fotos: Kerman Rodríguez

Texto: Olga Alonso

e-max.it: your social media marketing partner
  • bannercomidaparapezes
  • BannerRocket
  • bannerzas
  • banner el tridente ene19 rockypunkto
  • bannerkerman
  • banner violeta 250x250

Este sitio utiliza cookies para mejorar tu experiencia de navegación. Política de Cookies