- Conciertos -

MAREA + EL DESVAN, Madrid - 22/06/2019

Madrid vio subir la Marea empezando por El Desván.

19:52... Hordas de personas abandonando el metro en San Fermín-Orcasur dispuestas a recorrer la distancia que les separa de la estación a La Caja Mágica.

Niñas detrás de mí concluyendo que somos una secta y hemos decidido llegar todos a la misma hora en tropel.

La llegada al recinto será sencilla... tan sólo hay que seguir al rebaño.

Gente por la calle, por los bares, por los parques, cientos de camisetas negras con la calavera pirata con la que Marea surca sus mares... Muchas, más o menos desteñidas, de más o menos giras... con más o menos corazón.

¡Ofú! ¡Qué calor!

Según te acercas a La Caja Mágica, la densidad de población se eleva, parece estar todo controlado. Dos policías a caballo y rejas para acotar el camino. La cola no parece tener fin…

Hay quien se lo supo montar bien e hizo el agosto con minis en su mesa de picnic a un módico precio, y es que en España se estudia mucho para esto de ganarse la vida.

La seguridad en el recinto también se presenta potente. Los fotógrafos de los medios acreditados pasarán al foso avisados. El trato son 3 canciones para fotografiar lo que haga falta y después serán acompañados fuera del recinto para guardar las cámaras grandes. Supongo que la seguridad es imprescindible en un evento de tal magnitud, aunque a más de uno/a le joda.  A los puestos del merchan hay que hacer oposiciones para acercarse...Los fans más apasionados no quieren quedarse sin su recuerdo. Hay suficientes baños portátiles y si pasas de hacer la cola para los Token*, pues... pillas cerveza de grifo ambulante.

0ef2d07d a1b9 4c0f b17a 4408b6b04ef7

Un espacio inmenso, aún tranquilo a las 20:55, bastante concurrido pero con el relax de que quedaba una hora para los Marea y, desgraciadamente, no todo el mundo tiene interés por conocer la música del grupo que va a acompañarles, que en esta ocasión es, El Desván , banda formada por Gabriel Gainza a la guitarra y a la voz; Patxi Morillas, a la guitarra solista; Dani Cifuentes, al bajo, y Ander Orduna, a la batería, quienes por su parte,  a las 21 h. como un clavo comienzan a dar caña dejando patente que es otro grupazo. ¡Gente! hay que confiar siempre en la elección de los teloneros de las bandas y no perder la oportunidad de conocer otros artistas porque si se ha pensado en ellos, es porque son buenos, muy buenos.

Se suceden las canciones con potencia y fluidez, y permitimos que afloren algo más los sentimientos con Cerca del cielo, dedicada desde El Desván a aquellos que puedan estar pasándolo mal, porque todos echamos de menos a personas que fueron importantes en nuestras vidas, pero con la fuerza de una canción, inyectando rock en el ❤ no hay quien sea incapaz de levantar el vuelo hacia el cielo por muy sumido que esté en su propio infierno.

2e3e24d6 ae1c 461a 90d1 d4df333f58e5

Gabriel, modula la voz con maestría cuando no necesita berrear para meter caña al público... que, entre entregado, moviéndose al compás de canciones que tal vez no se sepan, pero las viven como si así fuese, y expectante, observa a una banda agradecida del calor del auditorio al que cuentan que sueñan con un mundo sin políticos corruptos, pero mientras tanto, escriben canciones como, Es verdad, para los que tenemos ahora, que no alcanzan el nivel de nuestros sueños.

5e038e6b ebc1 4e27 9005 39b90dc46b37

Siguen alternando canciones de sus discos, el último, La taberna del infierno, nos regala 10 temas con un poquito de todo incluyendo alguna para tener nuestro momento balada, que la noche del 22 de junio fue a las 21:32, para quien quisiera ponerse moñas, o lo necesitara, que es muy sano ponerse moñas cuando toca! (En mi opinión).

70be1260 9939 4426 875b dca43f411d38

Para acabar, un tema conocido por muchos de los que por allí andábamos Perros de corral, porque si te gusta el rock, es un pecado no haberla escuchado alguna vez. Y es que no sé qué tiene Navarra, que, al menos, el rock lo cocina muy bien.

Entre bolo y bolo... Música envasada mientras la bandera de Marea asciende a fin de presidir el escenario vistiéndolo de gala entre canciones de The Clash, Queen o Ramones, para estar a la altura de lo que está por llegar.

2463d563 0c73 45d2 9ec4 6ef5f708afa8

Se afinan instrumentos al son de Under pressure. La verdad es que la peña es tranquila y nadie se apresura.  A segundos del arranque de Marea, aún queda espacio muy cerca del escenario. No delante, pero sí que hay espacio para moverse con fluidez pese a que se han vendido unas 28.000* entradas, como 28.000 puñaladas.

220561c2 3f66 42bb be42 9ee85f174b35

22 h. Sube el volumen del jaleo, el público no quita la vista de la pasarela de acceso al escenario y el escaparate en el que empezará de nuevo el espectáculo, algunos fijan la mirada en las pantallas a ambos lados del escenario que emiten desde un sistema multicámara que incluye una grúa para la del travelling. No se ha escatimado en producción.

Se van impacientando y no han pasado ni 4 minutos, hay hambre de Marea.

22:05...truena vivamente un rugido anunciando que el show continúa...las primeras notas de guitarra, seguidas de la batería y el bajo. Rock and Roll!

b7ad826c 71ca 4995 8e6d 869f05195b19

¡Buenas noches Madrid! Saluda el Kutxi y el público se rinde a sus pies.

El Piñas corre por todo el inmenso escenario y lo invade cubriendo los espacios que dejan David Díaz, César Ramallo, Alén y el Romero.

Fernando Lezaun también anda por ahí, discreto, a lo suyo, sacando los mejores perfiles e imágenes para ilustrar la página oficial con maestría.

Comienzan con En las encías, continuando con El temblor. Al compás de volverá el tembloooooooor, el público retumba entregado como si de la erupción de un volcán se tratara.

bb4244fe c72c 4943 a437 6edc607a5150

El Kutxi nos pregunta cómo estamos, así, a su manera: ¿Estamos viejos? ¿Más  feos?.... ¡Nosotros también! y, como lo de ser políticamente correcto no va con él, sigue bromeando con cosas como Somos los de verdad, no somos la marca blanca y nos calma avisando: Vamos a tocar 50.000 canciones, tranquilos....

Confiesa que le duele cantar La noche de viernes Santo pero la interpreta apoyado en su bastón de mando, como un patriarca...y es que le pega al Romero esa pose gitana cuando le duele un poquito el alma, y cuando siendo lo que es, demuestra su poderío de cabeza visible de un grupo que para muchos ya es leyenda.

c0d5930a 399c 487f b467 4e41adb46ee3

Continúa el concierto con Mierda y cuchara, Muchas lanzas, Manuela canta saetas, y unas palmas al compás... ¡Olé!

Crea expectación con una supuesta canción improvisada entre él y el Kolibrí, de ayer para hoy, que acaba revelándose como Corazón de mimbre.

¡Esta sí que nos la sabemos todos! ¡Cualquiera se mete ahora en mitad del meollo! Todo el mundo manos arriba... sin atraco ni ná.

LLega a los oídos 1000 kilates seguida por Que se joda el viento en la que colabora Juanito de Bocanada al que aplauden a rabiar...y lloro...porque esta canción me rompe el corazón.

c1337482 6ef1 44c4 9248 77ac725750cb

Tras Un hierro sin domar, el Romero da paso en la voz a Eduardo Beaumont, ¡El Piñas! que se sale en eso de cantar con el bajo como complemento, los temas Pecadores y Trasegando.

Aquí el Kutxi se sigue confesando con el auditorio y reconoce que no hay artistas que se hayan quedado con él desde su adolescencia a excepción de uno de Madrid...Su amigo Luter. Y es que Edu es todo un poeta... ¡Ya quisiera Bob Dylan!

d6da0624 814b 4c23 b17f 70f93a472348

Y encima colaborando en Jindama, para mí, la mejor canción del último disco...A sus pies, señores. Mi alma no sabe si volar o reptar, porque a ras del suelo se caen los sentimientos cuando son tan fuertes que no puedes con ellos.

¡Olé, olé y olé!

23:16, ¡Ay madre! Qué al Kutxi se le acabó el tabaco, digo yo que entre 28.000 personas alguien le podrá pasar un piti.

Pájaros viejos suena como sentido homenaje a Ventura Díaz, padre de Kolibrí. Esta canción se reserva sólo para esta gira, porque no se puede cantar sin llorar y Romero alza la voz Por vuestros muertos y por los nuestros...siempre.

 dadc3c00 5418 4a79 abf2 9e0e90f484a0

Gabriel, de El Desván, con camiseta de Kortatu, colabora en el tema En tu agujero, y esto es un hervidero de emociones, entre el alcohol y la alegría de escucharla de nuevo, los brazos no bajan.

¡Aquí todo el mundo empieza a quererse un montón!

La luna nos sabe a poco, con la colaboración de Rulo, va dedicada a La Gitana... La compañera del Kutxi.

8 mares es precedida por un magistral sólo de guitarra de Kolibrí. Y... ¡Retumba la batería! Olé ese Alén... que vale un imperio.

 f0d27d46 25cc 4f6c ae20 5d38a3ee8854

Sigue La Rueca y es César Ramallo quien toma el centro del escenario con su guitarra y ¡lo peta! Acompañando al Kolibrí.

Oímos el: ¡Hasta siempre Madrid! Y ya le pueden dar, bien por el culo a los fantasmas de la soledad, que nos vamos a ir yendo... Pero el show continúa con Romance de José Etxailarena mientras pienso:

¿Que este niño nunca va a llegar a ná? .... ¡Pues menos mal!

Esos albañiles buenos...que hacen la música como nadie... ¡Aúpa ahí, Marea!

¡No he visto más brazos arriba en mi puta vida!

Y como no hay nada que amanse más a las fieras que un disco de Los Suaves, continúan con un tributo a éstos tocando Preparado para el rock and roll.

Las 00:06 parece ser el fin del conci con un ¡Hasta siempre!, pero la peña sigue pidiendo más así que continúa hablando de Alén como esa vela que va delante y es la que alumbra, César Ramallo, el Jefe que lleva las cuentas, Eduardo Beaumont El Piñas que es puro rock and roll y Kolibrí Díaz: Una buena guitarra es un árbol llorando.

0:14 h. ¡Ahora es cuando sube todo el mundo al escenario! con Poli Díaz, El potro de Vallecas, como ejemplo de resiliencia entre ellos, porque Marea no es sólo una banda de rock, es una familia en la que trabaja mucha gente y todo el mundo suma. Lo saben y lo agradecen siempre. Ese detalle fue el que me enamoró de ellos la primera vez que les ví, el 06/07/2007en la plaza de toros de Alcalá de Henares.

 e5ef9447 54b1 40ed b30f d263394a2660

Suenan los primeros acordes de Bienvenido al secadero, y me puede la emoción... porque esta canción es mi verdadero nexo de unión con los Marea, así que, lloro como una idiota porque la vida, aunque sea más puta que el personaje que interpreté en los videoclips, me dio la oportunidad de cubrir este concierto. Justicia poética lo llaman.

Nava, de Los cableados colabora ahora en El perro verde y por fin, ya sí que sí, a petición de Aarón, su hijo, para cerrar, suena potente MAREA, y es que, sin Marea, ¿qué sería Marea?

Pues eso... ¡Mareeeeeeeaaaaaaaaaaaaaaaa!

 f3994765 f385 4b4b 87e3 592c0581923a

24 canciones después, con agujetas en los brazos y la voz, el entregado auditorio debe empezar a pensar sobre las 00:40 en abandonar La Caja Mágica porque, ahora sí, ¡Se acabó!

El recinto quedó plagado de vasos vacíos, de nada sirvieron los contenedores de plástico espaciados por todo el recinto. Ya os vale. Al servicio de limpieza y a mí nos quedaba mucho trabajo después del concierto.

Espero que el resultado del mío os haya trasladado a esa noche y podáis sentir la felicidad que yo siento al compartir lo vivido esa velada desde El Desván hasta ver subir la Marea arropada entre un público envidiable.

* Sí..., ya lo sabemos... Se vendieron 30.000 entradas.

¡Hasta siempre, bitxines!

* Token: ficha que se compra con dinero para intercambiarla por lo que vayas a consumir.

 Texto: Roxana Palacio Platero (ROX)

Fotos: Roberto Alonso

e-max.it: your social media marketing partner
  • bannertaquilla
  • BannerRocket
  • bannerzas
  • banner el tridente may19 rockypunkto
  • bannerkerman

Este sitio utiliza cookies para mejorar tu experiencia de navegación. Política de Cookies