- Conciertos -

Mad Skate Day Teatro Egaleo (Leganés)

 Y terminando ya con esta introducción, y rompiendo el hielo, comenzamos con un repaso de lo que fué un gran día, que en mi caso particular, quedará en el recuerdo para siempre.

Llegamos sobre las 5 de la tarde al skate park, donde comenzaron justo las finales de los skaters más veteranos. Acompañados de la música de NOUS, que nos amenizó con versiones de grupos como BAD RELIGION, THE RAMONES, LAGWAGON… disfrutamos de saltos arriesgados, mucha competencia, pero sobre todo buen rollo, con la gente tirada en la hierba disfrutando del espectáculo, y la libertad de estar literalmente en todo el meollo. Las ganas de pillar un skate y darme unas vueltas no dejaban de rondarme, pero estamos a lo que estamos, y hace años que no me subo a uno, así que...¡un brazo roto no ayuda!.

 Una vez finalizó el campeonato, nos fuimos al Teatro Egaleo, que abría puertas a las siete de la tarde y donde, en poco tiempo, comenzó el concierto de los madrileños BLADDERS, que a pesar de no llegar a una cuarta parte del aforo y tener un sol muy atento a lo que sucedía, subieron ya las pulsaciones a más de uno con temas como “Weird”, con esas guitarras rabiosas y ritmos rápidos, muy características de los temas punk rock que acompañan los vídeos de skate más famosos. Continuaron su repertorio con temas del disco “Taking Off”, que os recomiendo, ya que tiene una buena calidad de estudio y se disfruta bastante, como cualquier disco de una gran banda del estilo, por poner un ejemplo los mismos LAGWAGON que tocaban anteriormente NOUS durante el campeonato. La verdad es que es un punk rock melódico muy concreto y hay que meterse dentro del asunto, pero BLADDERS lo hacen como se tiene que hacer, y ofrecen unos temas muy pulidos y trabajados así como un directo muy bien realizado, aunque tal vez falte más complicidad, desenfado y ambiente en el escenario, para conectar su música más con la gente.

Continuamos con SUGUS, que subieron al escenario acompañados de “La Cabalgata de las Valkirias” de Richard Wagner, a juego con su indumentaria con camisas de aspecto militar. Tras comprobar sonidos, posicionarse y un poco de incertidumbre, una guitarra y unos golpes de caja desatan lo inevitable con furia.

         

 Sonaron temas como “I don’t feel it”, “Siempre olvidamos”, “Adiós amigos”, todos de su álbum “Ciclostes”, donde predominan baterías rápidas, guitarras rítmicas golpeadas con violencia y acordes empujados constantemente al ritmo frenético de bombo y caja, mientras las melodías de voz y coros suavizan tremenda cantidad de pulsos y tensión.  Los gestos de esfuerzo, de rabia y de disfrute de todos ellos acompañan el sonido brutal e imparable. Esa es la sensación que dan sus canciones. Empiezan y no hay tiempo de pararse a pensar, solo disfrutar y moverte todo lo que puedas. Lo único que faltó un poco, al igual que con BLADDERS, fué tal vez un poco de química hacia el público, aunque también puede ser una apreciación personal.

SUGUS tiene una fórmula que es puro punk rock, y punto. Si te gusta el sonido de una Gibson SG, mítica guitarra, famosa por Angus Young de AC/DC, y a eso le sumamos la amplificación Marshall, también usada por AC/DC y por supuesto muchos grandes del rock, tenemos un sonido que no defrauda en muchos estilos. Junto con el bajo pulsado con púa a cada golpe de batería, velocidad, ritmo, distorsión y melodía crean un conjunto que podría perfectamente estar en las estanterías de muchos jóvenes de todo el mundo.

Y llegó el esperado momento. Cerca de las nueve y media de la noche, el escenario se encuentra completamente a oscuras. Se escucha una puerta de madera que se abre y suena el tema “Hello” de Lionel Richie, pero sin dar siquiera tiempo a unos compases, una ráfaga de ametralladora y un grito silencia súbitamente tan tierna melodía. Señoras y señores, a ritmo circense aparecen TOY DOLLS, y mi hija, de un brinco se pone en pié, y no para de mirar, bailar y cantar durante el resto del concierto.

¿Qué tendrán TOY DOLLS? Mucha química, tablas, y por supuesto un inconfundible estilo, junto con una voz inimitable, de esas que te sacan una sonrisa, y te hacen cómplice al instante de esa diversión. Todo eso completa una receta que sigue muy fresca tras 35 años del más desenfadado y gamberro punk rock que nos ha llegado de Inglaterra.

El epicentro de tal hazaña, Michael “Olga” Algar, tiene un talento increíble con la guitarra. No es algo que se diga a la ligera, estamos hablando de uno de los guitarristas más originales y además autodidacta del punk rock de las últimas décadas. La limpieza de sus riffs de guitarra y su mano derecha con la rítmica, le dan un sonido inconfundible y sorprendente. Súmale cantar, su peculiar voz con ese exuberante acento, saltar y no parar a la vez que toca y ya lo tienes.

Los coros y cánticos de TOY DOLLS que bien nos recuerdan a una taberna llena de ingleses bebiendo y celebrando alguna victoria, y el toque de humor en sus letras que se refleja también en su lenguaje musical, los acercan a mucho más público del que normalmente seguiría a un grupo de punk más convencional.

No era de extrañar que por eso el Teatro Egaleo tuviera algo más de la mitad de aforo al comienzo, teniendo en cuenta que las primeras horas fueron un poco complicadas, fué de todos modos una pena no ver un aforo completo disfrutando y celebrando con TOY DOLLS sus 35 años de fiesta y alegría, pero aún así Leganés les dió un público totalmente entregado. Y metidos ya de lleno en el concierto, disfrutamos de grandes clásicos que podréis ver en el vídeo reportaje como  “Cloughy Is A Bootboy!”,“Dougy Giro”, “Did That Groove Baby”, “Harry Cross”, y un sinfín más que os podría nombrar, ya que el concierto nos dejó a todos satisfechos y agradecidos.

Un repertorio genial durante el cual, una enorme red con globos serigrafiados con el logo del 35 aniversario, esperaba su ansiado momento, pero no sin antes darnos un espectáculo de rock y temas instrumentales como “Tocatta”. Guitarras y bajos que dan vueltas, saltos sincronizados, cañones de confetti… es increíble lo que pueden hacer tres personas si les dejas. Y tras una serie de bises a pecho descubierto, caen los globos y llega la despedida. Un concierto perfecto, de sonido, de cercanía, y también un poco porque no, de nostalgia, para los veteranos a los que TOY DOLLS nos trae grandes recuerdos de años pasados.

Un evento este MAD SKATE DAY, que debería ser algo cotidiano, donde deporte, camaradería, música y muchas más cosas que se pueden unir, aporten algo de valor, en estos tiempos que está tan de capa caída la cultura urbana y la música en los barrios de nuestras ciudades.

Así que en resumen mi más sincera enhorabuena a la organización y a todos los que han hecho posible esto.

¡Hasta la Próxima!

 Fotos,texto y video:Kerman

 

 

 

e-max.it: your social media marketing partner
  • bannertaquilla
  • BannerRocket
  • bannerzas
  • banner el tridente may19 rockypunkto
  • bannerkerman

Este sitio utiliza cookies para mejorar tu experiencia de navegación. Política de Cookies