- Editorial -

LA REVOLUCIÓN SE HACE, NO SE DICE

Un asunto serio al que trataremos ponerle todo el humor posible, de eso trata esto.
 
Al cabo de los años no sólo se han multiplicado exageradamente los festivales de música alternativa, sino que son calcas exactas unos de otros. 
 
Simplemente coge a los grupos de más éxito, da igual la música que hagan, tienes donde elegir. Ahora pon un nombre a tu festival, algo que te guste y le añades ‘’Rock’’ al final. Si le pones ‘’Fest’’ serás el más guay del barrio. Y no hablamos de festivales pequeños, hablamos de los que le añaden rock para aparentar y vender una imagen y son capaces de traer a Bertín Osborne con tal de ganar. Si además vendes que eres lo más rebelde del mundo pero sin mancharte las manos en las calles entonces tendrás a toda pijilandia a tu lado, que al final es lo que buscas. Personas que se disfracen de rockeros, metaleros y punkys solamente el día del festival, luego que haga lo que quieran. Personas que se etiqueten ellos mismos sin haberse ganado nada, que al fin y al cabo la música, más que oídos, es actitud, mensaje, modo de vida. Poco son los alternativos de verdad, las verdaderas opciones para salir de lo común. Todavía quedan alternativas, todavía hay futuro para nosotros.

En lo que nos concierne, nos hemos dado cuenta que no éramos iguales ni queríamos serlo, que hemos cometido errores por querer parecernos a aquellos que alcanzan el éxito por estar bien respaldados, apadrinados y subvencionados, si. Pero más que nunca nos empeñamos en no volver a caer. No queremos parecernos, no queremos vuestro éxito, no somos como vosotros.

Este mensaje marcará un antes y un después en nuestro presente y nuestro futuro. Desde ya, no queremos pertenecer al circuito de festivales de música. No queremos pertenecer a este mundillo capitalista y burgués, porque es contra eso contra lo que luchamos.

Sentimos si alguien se puede sentir ofendido. Suponemos que será una persona ligada a alguna de las partes que corrompen el nombre de lo alternativo, del rock, del punk, del ská, del metal, del oi, de rap, de toda esa música no comercial y que nos vende un mensaje de rebeldía y ovejas negras.

En este camino hemos encontrado de todo: manos largas, amenazas, caraduras, titiriteros, envidiosos, interesados, altruistas sin altruismo, poca ayuda y poco apoyo, un sinfín de represalias y piedras que esquivar. Listillos que van de listos, Goliats que no nos creían David, gigantes que querían arrasar con lo que tanto nos ha costado construir.
Todo esto aguantado gracias a la parte fuerte que nos caracteriza, a lo que nos hace enormemente grandes: ovarios, cojones, autogestión, familia, amigos, grupos y agencias funcionando contracorriente, valores, lucha e insumisión, trabajo, esfuerzo, desobediencia, solidaridad, feminismo, unión y libertad. Libertad para ser libres sin presiones, sin miedos, sin importarnos nada de lo que digan y hagan. Libertad para ser nosotros mismos.

Desde aquí os pedimos varias cosas, al menos que las penséis, que creéis un conflicto en vuestra mente y luego decidáis. Debemos hacer la revolución: tenemos que acudir a menos festivales y apoyar a las bandas en las salas, comprarles discos y merchan, darles apoyo. La mayoría de las bandas que quedan en la estacada porque nunca reciben ese empujón que les haga subir, muchísimas con más calidad que las que acostumbramos a ver. No ver 20 veces en tu vida a los mismos de siempre en los mismos lugares de siempre. La vida y la música merecen y están pidiendo a gritos una regeneración. 
Don Rosendo Mercado se retira y muchos deberían seguir su paso. Uno de los mejores músicos de este país y del mundo. Humano, sincero y enorme. Un paso que ha dado con categoría. Debemos dejarle ir, ya dejó su mensaje, disfrutemos de él hasta su retirada, vayamos a sus conciertos, pero después, pedimos por favor que se apueste por lo nuevo, por las bandas locales de nuestro pueblo y nuestra zona, por las bandas jóvenes, por las bandas amigas, por aquellas bandas que nunca tienen una oportunidad porque no tienen ningún tipo de enchufe. Por aquellas que fomentan y sobreviven gracias a la autogestión. Por la música, por su futuro, por el nuestro, porque ese mensaje siga vivo. Apuesta, no por lo implantado, no por lo sencillo, apuesta por lo complicado que es abrirse hueco, que será quien más lo necesite. 
Ve a festivales pequeños (no tiene porqué ser el nuestro), festivales de barrio, aquellos que no fomentan el negocio y no alimentan a las alimañas de la industrial musical. Ve a esos festivales que tengan un trasfondo, que el objetivo sea otro que ver a los mejores grupos, que sean familiares, cercanos, agradables, cómodos y baratos. Donde seas una persona, una pieza clave, un amigo, uno más y no una cifra, un número en sus cuentas, un monedero que vaciar. Festivales que apuesten por la autogestión, que facilite a los artesanos, vendedores ambulantes, tatuadores, trabajadores todos, a poder ganar dinero sin que te cobren por ello. Porque su trabajo es suyo y no de nadie. Festivales que fomenten la inclusión de cualquier persona, que faciliten el acceso y bienestar de discapacitados, que le den oportunidades a los más necesitados, que vayan contra el patriarcado, festivales con valores donde el dinero sea una herramienta de intercambio y no una prioridad.

Por último, apoya a la música, emergente sobretodo, a sus distintos géneros. Apoya el mensaje, la garantía de que lo que escuchas te define como persona. Quita todo tu apoyo a lo que no sea esto, no des pie a que esta bola se haga más grande, revienta esta burbuja. No te conformes, pide y exige, que eres la parte más importante junto a los músicos. Critica, debate, pelea y muerde contra lo que te dé la gana. Construye un mundo nuevo lleno de notas musicales, de besos, de abrazos, de miradas, de bailes, de tiendas de campaña ajenas donde dormir, de naturaleza, de crestas, de brazos llenos de pulseras, de tatuajes, de colores, de trapos viejos, de piercings, de rockeros brindando por los que no están, de metaleros meneando la melena, de punkys bailando ská, de respeto. 
Cuando hagas todo esto o al menos lo entiendas, sabrás que es A Pico y Pala y para qué trabajamos.

REVOLUCIÓN ES PONER PRECIOS POPULARES DE VERDAD.
REVOLUCIÓN ES QUE LA MÚSICA ALTERNATIVA NO SE PONE DE MODA.
REVOLUCIÓN ES SER DIFERENTE CUESTE LO QUE CUESTE Y ROMPER CON LO ESTABLECIDO.
REVOLUCIÓN ES SEGUIR UN CAMINO DIFERENTE AL QUE NOS PROPONE LA SOCIEDAD.
REVOLUCIÓN ES PELEAR POR AQUELLO EN LO QUE CREES.
REVOLUCIÓN ES ACTUAR Y CONDENAR LA HOMOFOBIA, LA MISOGINIA Y LA XENOFOBIA.
REVOLUCIÓN ES AYUDAR A LOS QUE MÁS LO NECESITAN.
REVOLUCIÓN ES NO CALLARTE NUNCA Y ALZAR SIEMPRE LA VOZ.
REVOLUCIÓN ES RESISTIR HASTA EL ÚLTIMO DE LOS GOLPES.
REVOLUCIÓN ES NO DEPENDER DE NADA NI DE NADIE.
REVOLUCIÓN ES AUTOGESTIÓN.

LA REVOLUCIÓN NO SE DICE… SE HACE.
 
Texto: A pico y pala
e-max.it: your social media marketing partner
  • bannercomidaparapezes
  • BannerRocket
  • bannerzas
  • banner el tridente jul18 rockypunkto
  • bannerkerman
  • banner violeta 250x250

Este sitio utiliza cookies para mejorar tu experiencia de navegación. Política de Cookies