ModernWeb
Especiales Rockypunkto
Portada3

0
0
0
s2sdefault
73549d4396d09c9f5d947fddd93d981b W733

En la música, como en botica y en la viña del Señor, de todo hay... Hasta hoy, 6 de Julio de 2017, habíamos oído hablar de la figura del fontanero-cuñao, del informático-cuñao y hasta del mánager-cuñao.

Hoy se acuña en nuestros diccionarios particulares un término más: el profesional-cuñao. Lamentablemente hemos tenido que leer, de muñón y teclado -si fuese escritor, diríamos de puño y letra, pero como no lo es, haremos esta pequeña distinción- del Sr. Sherpa, ex-bajista de Barón Rojo, ciertas declaraciones bastante desafortunadas. Tras echar la culpa a la galbana, explicando para los que no tenemos un vocabulario tan rico como el suyo, que es el cansancio producido por el calor -precisamente hoy, uno de los días con temperaturas más bajas que nos ha dejado el verano desde su entrada- dejaba caer en su muro de Facebook perlitas de éste calibre:

[...]Generalmente los fines de semana hay garitos en muchas ciudades donde actúan grupos en acústico, eléctrico, playback. etc. etc. Muchos de ellos son músicos que viven exclusivamente de esa actividad, o sea, es su profesión. Pero también hay un gran número de ellos que tienen un trabajo y tocan en un grupo para divertirse porque es su hobby; hasta ahí ningún problema. El problema es que éstos últimos cobran por tocar, y ahí es dondo yo veo el conflicto. Tengo amigos -a los que aprecio sinceramente-, y también sé de otros que tienen unas profesiones remuneradísimas: abogados, ingenieros, pilotos de líneas aéreas etc. Pero que están entre estos grupos que actúan cada fin de semana cobrando el cachét habitual para este tipo de música en directo, lo que conlleva que estén quitando la posibilidad de trabajar al verdaderamente profesional. Y me parece una injusticia, un modo de intrusismo laboral, llámese como se quiera[...]

31bee45b51485508c3276b35da4fcf42 W480

A pesar de que ya hasta aquí hay bastante que analizar o como el mismo autor dice, llámese como se quiera, seguimos con la perlita del millón:

[...]Si alguien con trabajo ajeno a la música quisiera actuar, no es que no cobrase, es que según mi criterio -equivocado o no- debería pagar. Y ese canon, palabra maldita pero que bien aplicado es de justicia, ese canon iría a beneficio del sindicato de profesionales. Si la cosa sigue así los que vivimos exclusivamente de la música tenemos los días contados[...]

Bien... no contento con sus declaraciones en la red social en cuestión, acesible a todos y todas y tras recibir críticas, hostias como panes, o llámese como se quiera, borra el texto en cuestión y en un alarde de dejarnos por locos a los que hemos reaccionado a sus palabras, nos deleita con la segunda entrega, que nos dice lo siguiente:

[...]¿He dicho yo que todos los profesionales tengan que pagar por tocar? ¡¡no!! He dicho bien claro que hay gente que no necesita los 50 o 60 euros de un bolo porque tienen unos sueldos cojonudos, que tocan por hoby y que realmente están quitando la posibilidad de trabajar a músicos que solo viven de eso. Quien haya leído mi post de buena fé habrá captado que en realidad abogo por una regulación de nuestra profesión, no por poner puertas al campo[...]

La verdad es que como columnista de cualquier revista de humor, sus textos no tienen precio... entre otras cosas, porque es usted músico profesional y no escritor y en caso de escribir, debería usted pagar por ello, dado que se lleva un - buen- sueldo de otra actividad diferente a la de escritor y no necesita esos 50 o 60 euros que igual alguien estaba dispuesto a pagarle por escribir usted una columna en su tiempo libre, a modo de hobby, dinero que iría directamente al bolsillo de algún escritor profesional, por supuesto, regulado siempre a través de un organismo creado para esta función, o como le gusta a usted decir, llámese como se quiera. Así que ya lo sabe, Sr. Sherpa, si sigue usted adelante con su idea de sacar un libro en el que cuente sus experiencias con el LSD, como ya publicó un medio musical en su momento, vaya ahorrando para ese canon por no ser escritor profesional, que siguiendo sus propias directrices, se le tiene que aplicar para evitar que le acusen luego de  intrusismo laboral.

Opinaba usted en las redes sociales, Sr. Sherpa, que si la cosa sigue así los que vivimos exclusivamente de la música tenemos los días contados. Intrusismos laborales, canones y chuminadas varias aparte, los días contados se tienen por actitudes como la que usted nos ha mostrado hoy mismo, con esa verborrea innata que no sabíamos que le caracterizaba. Los profesionales de verdad, no se dedican a sollozar delante de nadie tratando de buscar la palmadita en la espalda por lo malos que son los demás y lo mal que me tratan. No, Sr. Sherpa, para un profesional de verdad, siempre hay cabida y cobrando o sin cobrar, en su trabajo hay cada día más oportunidades para músicos de conservatorio, que a pesar de "no ser profesionales" -porque con gente como usted tienen que ganarse la vida en otros campos-, tienen una calidad musical que muchos quisieran a fecha de hoy, por muy profesionales que se consideren. Un profesional, lo es de cabo a rabo, Sr. Sherpa y estaría orgulloso de que en su entorno hubiera miles y miles de profesionales, para poder disfrutar de todos y cada uno de ellos, para poder aprender de todos y de cada uno de ellos y para poder enseñar a todos y a cada uno de ellos. Un profesional no es alguien que está más preocupado en la competencia que le puede dejar al márgen de la escena, que en su propio trabajo; un profesional es alguien que trata de crear una escena competitiva, que le haga estar orgulloso de su profesión. Un profesional, Sr. Sherpa, es el que sabe hacer bien un trabajo, lo cobre o no, viva de ello o no. Un profesional, es una persona que lucha para ser el mejor en su puesto de trabajo, por calidad -en cuanto al resto de compañeros- y no por cantidad -no porque sea el único que desempeña ese trabajo-. Así que con su actitud, sí, es probable que haya mucha gente en la música que tenga los días contados. A usted le parece poco menos que aberrante que alguien que gasta lo mismo que usted en viajes, gasolina, alojamientos, manutención, local de ensayo, instrumentos, grabaciones de discos y tiempo -que el tiempo también tiene valor-,  llegue a cobrar 50 o 60 euros por actuar un fin de semana. A mi, Sr. Sherpa, también me lo parece... sobre todo cuando hay otros que por colgarse la etiqueta de "Profesional", se llevan miles de euros que posiblemente ni  generen en muchos conciertos. Eso sí que no es profesional, Sr. Sherpa. Ni lo es tampoco contratar por cuatro duros a un chavalito que está en el paro para que cargue y descargue el equipo en cada concierto, porque hay que joderse lo que cobran las empresas que se dedican a esto... Cómo está el mercado... aquí ya hasta el más tonto te hace un barco... Menos aún, cuando otros se lo están llevando muerto por una hora y media de actuación, si llega ¿Y sabe usted lo que tampoco es profesional? Que venga usted despotricando por un puñado de euros de mierda que se les paga -en el mejor de los casos-, a las bandas y a los músicos que tratan de abrirse camino para poder llegar a vivir de esto, mientras usted está a fecha de hoy, viviendo de las rentas de la banda que le lanzó al estrellato, usando a título personal en sus conciertos, que nada tienen que ver con Barón Rojo, prácticamente su mismo logo. Ni es tampoco digo de una persona que se tiene a sí misma como profesional, que irrumpa en la escena con un nuevo proyecto llevando el nombre del anterior, del "proyecto grande", por bandera... porque es usted mismo el que se hace llamar "Sherpa (Ex- Barón Rojo)"...

Un auténtico profesional, es aquel que trabaja mano a mano con sus compañeros y da oportunidades a los que empiezan, porque nadie nace sabiendo y como en todos los campos, los músicos no nacen, ellos también se hacen. Un verdadero profesional apoya a las nuevas generaciones dando las opciones que  uno mismo hubiera querido para sí cuando empezaba y trabaja codo con codo con "grandes y pequeños" para hacer que su profesión sea justa para todos, sin importar el tamaño de cada cual.

Sr. Sherpa, quizá con un instrumento entre las manos, sea usted un profesional, pero cuando cambia el instrumento por un teclado de ordenador, o similares, créame... se vuelve usted un auténtico impresentable...

 

Texto: Olga Zas!

AGENDA

Boletín de noticias

Rockypunkto usa cookies y tecnologías similares.

Si no cambias la configuración de tu navegador, aceptas su uso. Saber más

Acepto

POLITICA DE COOKIES

Cookie es un fichero que se descarga en su ordenador al acceder a determinadas páginas web. Las cookies permiten a una página web, entre otras cosas, almacenar y recuperar información sobre los hábitos de navegación de un usuario o de su equipo y, dependiendo de la información que contengan y de la forma en que utilice su equipo, pueden utilizarse para reconocer al usuario.. El navegador del usuario memoriza cookies en el disco duro solamente durante la sesión actual ocupando un espacio de memoria mínimo y no perjudicando al ordenador. Las cookies no contienen ninguna clase de información personal específica, y la mayoría de las mismas se borran del disco duro al finalizar la sesión de navegador (las denominadas cookies de sesión).

La mayoría de los navegadores aceptan como estándar a las cookies y, con independencia de las mismas, permiten o impiden en los ajustes de seguridad las cookies temporales o memorizadas.

Sin su expreso consentimiento –mediante la activación de las cookies en su navegador–Rockypunkto no enlazará en las cookies los datos memorizados con sus datos personales proporcionados en el momento del registro o la compra..

¿Qué tipos de cookies utiliza esta página web?

- Cookies técnicas: Son aquéllas que permiten al usuario la navegación a través de una página web, plataforma o aplicación y la utilización de las diferentes opciones o servicios que en ella existan como, por ejemplo, controlar el tráfico y la comunicación de datos, identificar la sesión, acceder a partes de acceso restringido, recordar los elementos que integran un pedido, realizar el proceso de compra de un pedido, realizar la solicitud de inscripción o participación en un evento, utilizar elementos de seguridad durante la navegación, almacenar contenidos para la difusión de videos o sonido o compartir contenidos a través de redes sociales.

- Cookies de personalización: Son aquéllas que permiten al usuario acceder al servicio con algunas características de carácter general predefinidas en función de una serie de criterios en el terminal del usuario como por ejemplo serian el idioma, el tipo de navegador a través del cual accede al servicio, la configuración regional desde donde accede al servicio, etc.

- Cookies de análisis: Son aquéllas que bien tratadas por nosotros o por terceros, nos permiten cuantificar el número de usuarios y así realizar la medición y análisis estadístico de la utilización que hacen los usuarios del servicio ofertado. Para ello se analiza su navegación en nuestra página web con el fin de mejorar la oferta de productos o servicios que le ofrecemos.

- Cookies publicitarias: Son aquéllas que, bien tratadas por nosotros o por terceros, nos permiten gestionar de la forma más eficaz posible la oferta de los espacios publicitarios que hay en la página web, adecuando el contenido del anuncio al contenido del servicio solicitado o al uso que realice de nuestra página web. Para ello podemos analizar sus hábitos de navegación en Internet y podemos mostrarle publicidad relacionada con su perfil de navegación.

- Cookies de publicidad comportamental: Son aquéllas que permiten la gestión, de la forma más eficaz posible, de los espacios publicitarios que, en su caso, el editor haya incluido en una página web, aplicación o plataforma desde la que presta el servicio solicitado. Estas cookies almacenan información del comportamiento de los usuarios obtenida a través de la observación continuada de sus hábitos de navegación, lo que permite desarrollar un perfil específico para mostrar publicidad en función del mismo.

Cookies de terceros: La Web de Rockypunkto puede utilizar servicios de terceros que, por cuenta de Rockypunkto, recopilaran información con fines estadísticos, de uso del Site por parte del usuario y para la prestacion de otros servicios relacionados con la actividad del Website y otros servicios de Internet.

En particular, este sitio Web utiliza Google Analytics, un servicio analítico de web prestado por Google, Inc. con domicilio en los Estados Unidos con sede central en 1600 Amphitheatre Parkway, Mountain View, California 94043.  Para la prestación de estos servicios, estos utilizan cookies que recopilan la información, incluida la dirección IP del usuario, que será transmitida, tratada y almacenada por Google en los términos fijados en la Web Google.com. Incluyendo la posible transmisión de dicha información a terceros por razones de exigencia legal o cuando dichos terceros procesen la información por cuenta de Google.

(En este punto la AGPD sugiere incluir cada una de las cookies de terceros utilizadas y los datos de dichos terceros. Por evidentes razones en este modelo sólo se ha incluido la Google en el uso de Analytics por ser la más extendida y común.)

El Usuario acepta expresamente, por la utilización de este Site, el tratamiento de la información recabada en la forma y con los fines anteriormente mencionados. Y asimismo reconoce conocer la posibilidad de rechazar el tratamiento de tales datos o información rechazando el uso de Cookies mediante la selección de la configuración apropiada a tal fin en su navegador. Si bien esta opción de bloqueo de Cookies en su navegador puede no permitirle el uso pleno de todas las funcionalidades del Website.

Puede usted permitir, bloquear o eliminar las cookies instaladas en su equipo mediante la configuración de las opciones del navegador instalado en su ordenador:

Si tiene dudas sobre esta política de cookies, puede contactar en Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.