- Discos -

DAFT KANT, "El Génesis 3000 del Libro Sagrado del Verdaderismo"

Una jauría de 3000 sabuesos ha desmembrado al Papa en el centro de la Capilla Sixtina al grito de el Verdaderismo es la única religión verdadera. Con su sangre se han pintado en las paredes, al son de unos extraños y desconcertantes cánticos en honor al Rapto de Ramona Esmeralda, las escrituras sagradas que narran la historia de Dios y del Enemigo de Dios y que, mediante mucha astucia y censura coordinada, las Religiones Monoteístas han logrado ocultar al gran público desde el inicio de los tiempos. La era de la ignorancia ha terminado: larga vida al Verdaderismo. Larga vida a Dios y al Enemigo de Dios. Larga vida a Daft Kant.

Para contar la historia de Daft Kant hay que remontarse al año 18 DC. El Vecino de Dios había montado una barbacoa guateque en su patio trasero para conmemorar el dieciocho aniversario de Jesucristo, el Falso Profeta enviado a la Tierra por Dios y el Enemigo de Dios —en un momento de inmenso aburrimiento— para engañar a los humanos y hacer que se pelearan entre ellos. La empresa había sido un éxito, y el clima entre ellos estaba más templado que nunca: era la primera vez que Dios y el Enemigo de Dios iban a coincidir en el mismo espacio-tiempo en aproximadamente diez trillones de años. El Vecino de Dios sentía una gran responsabilidad sobre sus hombros, ya que su barbacoa iba a decidir el equilibrio —o absoluto caos— del Universo en los tiempos venideros.

En vista de lo que se le venía encima, contrató para amenizar la velada al dúo musical Daft Kant, la única entidad de todo el cosmos equidistante respecto a Dios y al Enemigo de Dios. La velada empezó tranquila: Dios y el Enemigo se encontraban en extremos opuestos del patio trasero del Vecino, evitándose a toda costa, separados por la muchedumbre de asistentes. El concierto empezó con El Vecino de Dios, una canción en honor al anfitrión. El público recibió la música con entusiasmo, Jesucristo y sus apóstoles borrachos iniciaron un pogo y, al terminar la canción, el Vecino de Dios hizo una pequeña reverencia, halagado. Daft Kant siguieron administrando punk verdaderista durante toda la velada, alternando entre trallazos esquizofrénicos como El 11-S y hits pop como Los 1000 Mandamientos, que recordó a Dios y al Enemigo el duro trabajo que habían completado juntos en el pasado. Dios y el Enemigo se miraron, por primera vez en muchísimo tiempo, y recordaron al amigo que una vez vieron en el otro. La reconciliación era, al fin, posible. Pero justo cuando empezaban a albergarse  esperanzas de diálogo, Daft Kant empezaron a tocar El Rapto de Ramona Esmeralda, canción que narra la ofensa que desencadenó el conflicto eterno. Con el odio entre Dios y el Enemigo de Dios reavivado y elevado al cuadrado, el patio trasero del Vecino de Dios fue evacuado ante su inminente conflicto y ellos procedieron a enfrentarse al son de la canción. Y que difícil fue olvidar... ¡El Rapto de Ramona Esmeralda!

e-max.it: your social media marketing partner
  • bannercomidaparapezes
  • BannerRocket
  • bannerzas
  • banner el tridente may19 rockypunkto
  • bannerkerman

Este sitio utiliza cookies para mejorar tu experiencia de navegación. Política de Cookies