- Discos -

KINKI BOYS, "Kinki Boys"

Kinki Boys es el primer larga duración, homónimo, de Kinki Boys. Un disco urgente y visceral.

Urgente, porque es el resultado de una fiebre a nivel composición y una energía que nos invadió como banda y de la que todavía no nos hemos desprendido.

Visceral, porque no fue premeditado, lo que nos salió fue fruto en su mayor parte de la improvisación en el local de ensayo. De ahí salieron las primeras ideas y las primeras frases que luego hemos ido trabajando en casa y sobre la marcha.

Los embriones en forma de tema empezaron a surgir ya desde el primer momento que empezamos a ensayar, Marga al bajo y yo a la batería y a la voz. Lo que empezó como mera diversión fue tomando forma, Marga se lanzó a cantar, Tony se nos unió a la guitarra y todo ello nos llevó a una manera de hacer que se ha convertido en lo que ahora somos.

Desde el momento en que Tony Pick se unió a nosotros sin dudar, todo encajó y quedó claro que el formato trío era perfecto para nuestro estilo. A partir de ahí empezamos a trabajar los tres en los temas que iban surgiendo y alguno más que yo tenía en la recámara. Cuando nos dimos cuenta había temas de sobra para grabar un larga duración y así lo hicimos, en los estudios de Martín Cápsula (Silver Recording) en Bilbao.

En el disco se conjugan dos estilos bastante claros y que forman nuestra personalidad. Uno es el Rock and Roll más primitivo y gamberro y otro es cierta querencia por los sonidos Siniestro-Góticos y el Punk de los ochenta, renovados y pasados por el tamiz Kinki Boys, más otras influencias no tan claras pero evidentes para cualquiera al que le guste la música y sea un poco observador.

En cuanto a las letras, otra vez tengo que hablar de dos vertientes de un mismo estilo. Por un lado, están las letras oscuras y tremebundas de Marga. Desde Amor paranormal, una historia de amor fantasmagórico, a 9.8, la vivencia de un suicida segundos antes de caer al vacío.

Algunas letras son bastante tóxicas y echo mano de mi larga experiencia en el mundo de las drogas, unas veces hablando abiertamente de ello, como en El Poblao o Dímelo tú, y en otras metiendo guiños que el oyente puede o no puede captar.

Otras son fruto de pequeñas historias que en algunos casos beben de la realidad y otras son pura ilusión, o las dos cosas a la vez, como Perdida o Muerta, Vete o Voy a morir. También hay lugar para la denuncia social, con temas como Armas de destrucción o Veo gente y para el simple divertimento, como en Tengo un plan.

Muchas de las letras son trabajo de equipo y no tienen un autor claro, de hecho, este disco es claramente un trabajo en equipo, un equipo de tres que funciona como un cañón, tanto en los directos como en el trabajo de local de ensayo. Y digo trabajo por decir algo, nunca un trabajo fue tan divertido y fructífero como el nuestro, al menos para nosotros. Esperamos haber sabido transmitirte algo y que disfrutes tanto del disco como nosotros hemos disfrutado de su creación y ejecución.

Marzo de 2019, Vila (Kinki Boys)

e-max.it: your social media marketing partner
  • bannertaquilla
  • BannerRocket
  • bannerzas
  • banner el tridente may19 rockypunkto
  • bannerkerman

Este sitio utiliza cookies para mejorar tu experiencia de navegación. Política de Cookies